Relatos y recetas
Inscribite gratis en mi Newsletter con recetas, tips y novedades.
 
Delicias de la Cocina Rusa lo podes adquirir en www.bajalibros.com o www.amabook.com.ar

Para buscar relatos y recetas ingrese las palabras en el siguiente campo:
   
 
Relatos de Viajes Recetas Lanzamientos Colegas y amigos Colegas y amigos
 

Viaje gourmet - Torino - Alba - Asti - Parma - Mdena

Desde Torino, recorrido por Asti y Alba, el Valle D’ Aosta y Courmayeur, luego Módena, Parma y por los Alpes Marítimos de la Liguria  hasta Menton en la Costa Azul  y desde ahí,  Cannes y  Vallauris  Conocí la hermosa ciudad de Torino en un pantallazo que solo da  ganas de volver: antigua capital del ducado de Saboya, guarda el señorío de sus Palacios, de sus Iglesias y  de sus Monumentos. Hoy capital industrial de Italia,  mantiene sus  ruinas romanas como la bella Porta Palatina y el Teatro  del siglo 1 d.c. Pasear por sus calles es un regalo para la vista: los pórticos de su Vía Roma y de la Vía Po, la elegancia de sus galerías y sus cafés centenarios como Baratti  & Milano,  los caffés Mulassano, el Fiorio y quizás el más antiguo en la Piazza de la Consolata: el caffé confetteria Al Bicerín (1763), en todos ellos es posible beber un capuccino  perfecto  por su sabor,  por su crema, espuma especial y consistente, acompañado de  un típico gianduiotti, bocado delicioso de avellanas. La ciudad alberga el Museo Egipcio, el segundo más importante del mundo en su género, la Mole Antonelliana símbolo de la ciudad, donde está el Museo del Cine, también el Museo de la Sacra Sindone, donde es posible observar el santo sudario.  Sólo para nombrar un puñado de atractivos culturales de esta inolvidable ciudad. Terminadas las ferias que me ocuparon en Torino me  hospedé cerca de la Porta Nuova enfrente la Piazza Carlo Felice, de donde parten todos los trenes y comencé un hermoso recorrido de 10 días.  Comencé por  Aosta dónde luego de una hermosa caminata por la esta ciudad romana y medioeval, llegué por los Alpes hasta la frontera con Francia, en la ciudad alpina de Courmayeur, en un otoño casi primaveral así,  que sólo puede ver el Monte Bianco nevado en su parte más alta. No pude dejar de fantasear en una montaña llena de puré de castañas y crema como el postre regional  del mismo nombre.   Lo curioso fue para mi probar los Marrons confitados mucho menos dulces y de sabor más natural que los que conocía,  también un rico helado del queso regional Mascarpone, con nueces con miel de castaño,  que es la más rica de las mieles varietales que he probado Otra jornada partí para la hermosa ciudad   de Alba, vía Asti, llegando el último día de la  Feria de la Trufa Blanca donde se remataban las piezas más preciadas a precios inimaginables. Toda la ciudad está envuelta en el perfume al Tartufo y también de los hongos Porcini que se venden frescos o secos en su  plena temporada.  Alba es una ciudad medioeval hermosa, con sus calles estrechas y  pintorescas.  Al día siguiente seguí viaje  para la  Emilia Romagna para visitar: Módena y Parma. El recorrido por Módena antigua fue hermoso, de sus especialidades conocí los auténticos Amaretti absolutamente distintos a lo que nosotros conocemos como amaretti en Argentina. Los nuestros son similares a los que en el Piemonte se llaman Nocciollini di Chiavaso. Los de Módena son bocados  crocantes con interior tierno de almendras dulces y amargas.  Llegué a Parma con el tiempo justo de probar sus Tortelli d´erbette con un delicioso Lambrusco espumante,  tinto de la región  y caminar por sus hermosas callecitas. Un día que  comenzó a las 5,30 de la mañana y me apuré  para no perder el tren directo a Torino. A la mañana siguiente emprendí el camino a Francia hasta llegar a los Alpes Marítimos de la Liguria, en un hermoso recorrido de Torino hasta Ventimiglia, hermoso camino por Cavalmagiore, Fossano, Savona, Alasio, Andora, Bordighera, San Remo hasta llegar a la frontera con Francia  a Menton, su primera ciudad marítima.   Me recibieron cariñosamente  en su restaurante MIRAZUR,  Mauro Colagreco y  Daniela su esposa, argentinos platenses radicados hace varios años en Francia.  Mauro realizó una interesante escuela en los mejores restaurantes de vanguardia francesa: como  Duccase, Alain Passard,  Brass y Loisseau,  para llegar a tener su propio restaurante en Menton, ciudad marítima que aún conserva el encanto de las  pequeñas  villas sobre el Mediterráneo.  Su cocina dentro de la vanguardia europea llevó a Mauro a recibir la mención de Gault et Millau como revelación de la temporada. Una cocina de producto, muy cuidada y elaborada, con cocciones de baja temperatura tan de moda en este momento en Europa,  junto a  las salsas livianas y espumosas, decoraciones cuidadas y puntos de cocción  precisos.  Productos de huerta excelentes, pequeños y coloridos, que lucían especialmente en su entrada “jardin d’automne“. No pude con mi genio y me escapé a los mercados del puerto a comer la cocina popular,  como la socca especie de fainá super finita que se come arrollada aderezada de pistou y de tapenade, deliciosos aderezos provenzales a base de olivas y hierbas de la zona, acompañado con un delicioso vino rosado helado de la región. Un placer para no olvidar…..  Y haciendo caso a mi amiga Jeannette, madrina de esta parte del viaje, partí para la ciudad de Cannes y desde ahí a la ciudad de Vallauris en el Interior de la Provence. Ciudad conocida como de los Ceramistas, alberga artesanos  y  hay un hermoso museo de la Cerámica y pude observar la bóveda de  una antigua Iglesia con pinturas auténticas de Picasso, ciudad en la que vivió varios años. Este viaje no volví a Mónaco ni a Niza que estaban ahí muy cerquita, preferí seguir disfrutando unos días la belleza tranquila y menos turística de Menton. Regresé a Torino  por otro camino, atravesando la provincia de Cuneo, pasando por ciudades como Savigliano, Carmagnola, Trofarello y nuevamente Torino. La despedida fue la mejor que puede aspirar cualquier viajero, en casa de torinenses: Gracias a Matteo y Mirella Gaffoglio por su hermosa cena y regalos. Su antispasti, sus agnolotti del plin con manteca y salvia, su arrosti, su crostata de albaricoque y maridando los distintos pasos con deliciosos vinos de la zona: un Barbera primero y un  Moscato d ´Asti  liviano y dulce a los postres.  El último día fui a la Posta enviando kilos de libros, folletos de las ferias, felizmente ya  me he juntado con ellos. Y en este momento,  ordenando fotos, recuerdos y subiendo mi recorrido a la web…. Otilia Kusmin 
Relatos de Viajes Recetas Lanzamientos Colegas y amigos Colegas y amigos
Copyright Otilia Kusmin 1999/2019