Relatos y recetas
Inscribite gratis en mi Newsletter con recetas, tips y novedades.
 
Delicias de la Cocina Rusa lo podes adquirir en www.bajalibros.com o www.amabook.com.ar

Para buscar relatos y recetas ingrese las palabras en el siguiente campo:
   
 
Relatos de Viajes Recetas Lanzamientos Colegas y amigos Colegas y amigos
 

Barrio Chino de Buenos Aires - Visita con Slow Food y la Red de Cocienros

Reconocido en la página de la Secretaria de Turismo  de Buenos Aires como lugar recomendado de visitar junto con otros 32 elegidos: como la calle Caminito, el café Tortoni, la Plaza Dorrego,  La Manzana de las Luces hasta las Canchas de River y de Boca,  como muestra de una gran paleta de opciones que da nuestra hermosa ciudad. Delimitado por las calles Juramento, Monroe, Libertador y  Arribeños, el Barrio Chino se va formando hacia fines de la década de los 70, alrededor del Templo Budista, ubicado en la calle Montañeses al 2100. Curiosamente en un comienzo los primeros asentamientos fueron de  taiwaneses, luego siguieron, los chinos, los coreanos y  por último los japoneses. Hoy, en realidad, es más un barrio oriental que propio de una sola nacionalidad. En las góndolas de los negocios se consiguen productos gourmet franceses e italianos como una gran variedad de mostazas francesas,    especias varias y hasta tinta de calamar envasada para elaborar sin tener que extraer  gota a gota de las vesículas del pulpo o de los calamares. La oferta de fruto del mar es variadísima, es posible comprar caracoles varios, bivalvos exóticos como los locos chilenos, los picorocos y almejas, ostras, vieyras, navajas y muchas más, la gran mayoría vivos. Los crustáceos, langostinos y camarones frescos y crudos.  Pescados de mar,  de río y de pisifactoría como todos los salmónidos. Fresquísiimas trillas, sardinas y hasta la escasa  Merluza  Negra, que se pesca a 2000 metros de profundidad en el extremo sur de la Argentina. Animales de granja, conejo, patos, pollos ecológicos, gallinas para un buen puchero. Y en especial carne de cerdo, tan presente en la gastronomía oriental, donde es posible comprar cortes caros a precio muy económico.   Encontraremos más de 20 variedades de arroces, entre japónicos ricos en almidón como el carolina, el carnaroli para preparaciones cremosas tipo risottos,  o los índicos de grano largo y suelto para pilaf y otras especialidades. Lo más  importante en la oferta de los arroces es que el Barrio Chino se consiguen de última cosecha, fresco, aromático y delicioso, de un sabor incomparable. 

También una profusa oferta de leguminosas y cereales: desde garbanzos, lentejas, porotos, maíces de infinidad de variedad, semillas, gérmenes, harinas y féculas.   A esto se suman las especialidades netamente orientales: como todas las variedades de salsas de soja, liquidas, espesas, los vinos, licores y aguas ardientes de arroz.  Las pastas fermentadas de soja (los misos en todas sus variedades)  el caldo seco de pescado elemento mágico que releva los sabores de muchos platos. Las leches y cremas de coco.  Tés en hebras y en la lata, múltiples jugos de frutas tropicales  y para lo amantes de la Herboristería TODO.

Inscripciones gratuitas a la Red de cocineros    http://www.puntoslowfoodbaires.com.ar/nuevoscocineros.htm

Otilia Kusmin

Coordinadora Red de Buenos Aires y GBA 

  Otilia Kusmin
Relatos de Viajes Recetas Lanzamientos Colegas y amigos Colegas y amigos
Copyright Otilia Kusmin 1999/2019